De donde nos ven

Mes De La Concientización Sobre Rotary

El jueves 28 de enero del 2010 y retomando el Programa de Capacitación y Formación Rotaria, en el espacio de 10 minutos asignados todos los jueves durante las reuniones habituales de nuestro Club a este objetivo, el socio y Past Presidente Lorenzo Bañares expuso los siguientes conceptos y propias reflexiones rotarias, que sin duda han enriquecido nuestro espíritu, cuya transcripción realizada por el disertante publicamos.

Es nuestra intención que la sedimentación de la experiencia, el conocimiento y en especial el amor al movimiento de la rueda rotaria de Lorenzo, pueda ser aprovechada por todos aquellos visitantes rotarios y no rotarios a nuestra página WEB.

“Mi Presidente me solicitó que diera una breve charla sobre el tema en el recordatorio de  enero de 2010. Como fue una charla improvisada, este es un resumen de la misma para nuestra página Web tratando de ser breve, conceptual, claro y sinceramente realista.

La concientización  empieza dentro del club y tiene vertientes importantes:

– identificarse con los objetivos de Rotary

– proyectarse a la comunidad con los programas de RI y los propios del club

No puede haber identificación sin motivación y esa es la base para llegar a la comunidad, primero debemos creer en nosotros mismos para pretender que los de afuera crean en nosotros. – Esto es fundamental.

Muchos compañeros se refirieron exhaustivamente en otras oportunidades a Rotary  y sus programas. Yo mismo  diserté varias veces sobre la estructura y funcionamiento de un club rotario y de Rotary Internacional.

Pero  hoy quiero tocar otra cuestión, importante a mi entender y se refiere a la motivación de los socios en el funcionamiento interno del club. Por eso, en esta oportunidad voy a dejar de lado la importante acción comunitaria de nuestro Club y de Rotary International.

Para los socios nuevos quiero decirles que tengo 22 años de rotario en este club, soy uno de los Past Presidentes mas antiguos, Paúl Harris múltiples y ocupé todos los puestos, es decir tengo alguna experiencia y superé varias etapas en la vida de un  rotario, la ilusión  y desilusión primera de creer que los rotarios eran lo mas parecidos a los santos. Comprendí que simplemente somos seres humanos con algunas virtudes y menos defectos que otros. Aprendí muchas veces que la tolerancia es la base de la mesa rotaria y hay que evitar la primera palabra dura. Si no puede haber amistad, que haya tolerancia.

Creía que nuestros dirigentes eran todos líderes y muchas veces me desencanté y traté, como decía quien en vida fuera mi secretario, el recordado Héctor Truffer , amigos que no se nos caiga la R .

Pero lo que quiero rescatar hoy después de tantos años de rotarismo, es la amistad que logramos entretejer muchos socios de nuestro club. Rotary indudablemente, no obliga a la amistad, la fomenta y es la columna vertebral de un club, de la misma manera que la Fundación Rotaria es la columna vertebral de Rotary.

Personalmente encontré en estos años, grandes amigos, algunos con lazos  progresivamente extendidos a la familia, cosa imposible en otra institución y en una edad donde no se hacen amigos fácilmente. Cuando viajo, extraño sobremanera venir a mi reunión semanal, aunque compense en otros clubes, donde siempre me reciben con afecto de viejos camaradas, pero siempre  quiero ver a todos  mis compañeros, que si no fuera por la mesa rotaria, seguramente nos alejaríamos, por una u otra causa.

Rotary es un nido para que los socios busquemos el calor de la amistad. No me imagino sin venir para abrazar a mis amigos a pesar que tenemos a veces grandes diferencias propias del carácter de cada uno, y es el momento de aplicar la prueba cuádruple.

La reunión rotaria sin una mesa servida aunque sea sencilla es inimaginable por lo menos en nuestro ámbito y en nuestra cultura.

Por otra parte entiendo, que Rotary por ser un corte transversal de la  sociedad,  sufre la crisis de dirigentes actual. Hay escasez de espejos donde mirarse. Es una opinión personal.

Me preocupa que en muchos clubes no haya interés en ser presidente y conducirlo, y eso se refleja en la dificultades para llenar el cargo y se repiten los presidentes, ya sea porqué el club pierde socios y entra en una lastimosa picada, muchas veces acentuada porque es un club rotario que se reúne lejos de su zona de influencia y no convence a su comunidad o bien porque no se fortaleció desde adentro, con antinomias personales. Otras veces porque no se renuevan, transformando el club en feudos, que envejecen como sus socios perdiendo el espíritu de cuerpo y el orgullo de ser rotario que caracterizó a nuestros fundadores.

En nuestro club todavía no se han repetido las presidencias, pero es necesario urgentemente conversar a fondo el tema  para evitar en el  futuro una situación semejante y ver también que pasa con la falta de compromiso para asumir cargos, siendo los posibles candidatos gente con experiencia y éxitos en la vida  cotidiana, capaces sin ninguna duda de conducir un club rotario.

Justamente ese sentimiento de posesión y pertenencia a una institución es lo que se va perdiendo y que hay rescatar, repasando nuestros puntos débiles y asumiendo culpas en la concientización de los socios.

Muchos no aceptan, porque no se animan y no saben que justamente Rotary les da la oportunidad de formarse como lideres. Otros, porque piensan en lo caro que puede salir la parte social de representación, y no  es así,  pues se supone que un rotario tiene que tener la suficiente estabilidad económica para estar en esta institución y afrontar los gastos básicos. Es una cuestión sin discusión. No hay subvenciones en las cuotas, cada club tiene su nivel de gastos y todos saben que la junta directiva hace lo imposible para bajar la cuota lo más posible sin que se afecte  el nivel tradicional del club, ni el pago a RI

Otros aducen falta de tiempo, pero no hay rotario que le sobre tiempo, salvo aquellos con importantes problemas de salud o edad avanzada. Teníamos nosotros dos socios con  importante actividad semanal y edad avanzada y quiero aprovechar para recordarlos  me refiero a José Pedro Sienra , uno de nuestros past gobernadores  e Ismael Morales , un ejemplo de nuevos proyectos y actividad a pesar de sus cerca de 100 años. Otros suponen que no tienen el consenso necesario para ser presidentes en la masa societaria, pero eso se logra fomentando justamente la amistad, bonhomía, buena onda y capacidad de trabajar en el club  en equipo.

Por supuesto que siempre hubo socios con causas muy justificadas para no ejercer la presidencia y lo aclaraban debidamente pero eran una pequeña  minoría. Creo que todos los que fuimos presidentes salimos mucho mas crecidos interiormente que antes de asumir y  felices de haber aceptado, se lo debemos a Rotary. Considero y repito el concepto, que uno de los problemas es la falta de información y concientización rotaria de los nuevos socios, error de los padrinos y las autoridades. Es importante la continua información rotaria en forma ágil y no soporífera, como se hace muchas veces, y no apuntando solamente a lo técnico sino también al crecimiento personal que supone para un socio hacer algo en equipo, dar lo mejor de si desinteresadamente y en forma voluntaria.

Hace pocos años era impensable no aceptar el cargo de presidente a requerimiento de las autoridades del club, era como una carga publica  aceptada.

Todos los socios nuevos y también los antiguos, tienen una voluntaria carrera que cumplir dentro del club, para no ser simplemente cenadores. Los cargos directivos deben renovarse con sangre nueva, que aporten energía y proyectos. No hay que esperar que los dirigentes le estén detrás pidiendo colaboración, pues por respeto y discreción es probable que no lo hagan. Hay que sacarse la modorra interna, poner buena onda pues la energía positiva se contagia y es una espiral que moviliza la reunión.

Pensemos que Rotary nos ofrece la oportunidad de devover a la comunidad parte de lo que Dios nos regaló, más allá de nuestro esfuerzo personal y nuestra capacidad de progreso.

Cumplamos los proyectos del club, o ejecutemos los nuestros, previamente aprobados por la Directiva, sin esperar que otros los realicen, pues generalmente sobran proyectistas y faltan ejecutores, pongamos nuestra energía creativa en solidarizarnos entre nosotros, crecer, mantener un club fuerte y unido, proyectándonos hacia fuera,  y  voy a repetir fundamentalmente, creer en las nuevas generaciones y tratar de incorporar gente joven, ofreciéndoles el ámbito atractivo que nos renueve y revitalice preparándolos para futuros lideres, pero para ello debemos “concientizarnos” que el club no es de nadie, es de todos y entre todos debemos conducirlo.

Muchas gracias.”

Lorenzo Bañares- Clasificación– Medicina

Past Presidente 1994-1995 .

Leave a Reply