Adolescencia, familia y drogadicción

Dr. Prof. Consulto Germán Falke- Socio y Ex Presidente del RC Belgrano (D 4895 )
FALKE 2

Artículo publicado en Vida Rotaria; Año 63; Nro. 473; Mayo- Junio de 2018

La familia constituye el elemento más potente que influye y perdura en adolescentes. Todas las familias pasan por períodos de crisis, confusión, frustración y en estos momentos debemos brindarle orientación, desahogo y atención como así también el consejo y apoyo necesario para resolver problemas médicos, emocionales, de desarrollo y conductuales.

Es importante estimular a las familias a crear su propia competencia y hallar sus propias soluciones que perdure pero teniendo en cuenta que las necesidades del grupo familiar son cada vez más numerosas. Es necesario redefinir en forma permanente las acciones, intervenciones, los conocimientos científicos para cumplimentar las necesidades de la familia y de la comunidad.

La salud y la competencia de la familia con un enfoque biopsicosocial contribuyen en grado máximo a la salud y bienestar de los jóvenes. Debe existir una interacción entre el crecimiento psicológico y el físico.

Es necesario trabajar con los padres para intentar evitar fracasos en el desarrollo emocional de los jóvenes. Los padres provenientes de todos los grupos étnicos, culturales y económicos comparten metas semejantes en el cuidado de los jóvenes, pero pueden tener conceptos, estilo de comunicación y percepciones del tiempo totalmente diferentes. El no reconocer estas diferencias puede generar conflictos emocionales, lesionar a la familia e incluso retrasar e impedir el tratamiento. Así las creencias entre las familias rurales y urbanas suelen ser distintas.

El conocimiento de las tradiciones y la cultura de la familia mejoran en grado significativo la relación médico-paciente-familia y hacen que se pueda brindar una mejor atención. El conocer cómo los padres y los adolescentes se consideran a sí mismos, es útil para que el médico interprete la conducta y supere la deficiencia de información. Se ha demostrado que las metas y las creencias de una persona a menudo son producto de la forma en que percibe su entorno.

El médico de adolescentes, al conocer mejor la estructura de la familia a la que pertenece el joven, sus aspectos intrínsecos de fuerza, y como así en cuanto a la naturaleza de las relaciones intrafamiliares, puede intervenir en la anticipación, detección precoz e intervención en problemas de la misma y lograr su solución. Así la familia es, sin duda, el núcleo social más importante que moldea y además influye en la salud y el desarrollo del adolescente. La familia puede ser causa de situaciones de apremio y estrés, pero también es un recurso que lo protege de las consecuencias negativas de la situación mencionada y facilita su desarrollo.

La meta para la familia debe ser el alcanzar un equilibrio entre la exigencia y sus capacidades, de manera que el adolescente y todos sus integrantes, como así también la unidad familiar, alcancen óptimos resultados. Cuando las familias pueden desarrollar sus capacidades, superar el estrés y las dificultades que afrontan o llevar al mínimo las consecuencias negativas logran una manera adecuada y demostrar competencia ante situaciones de apremio. La familia y sus miembros adquieren mayor fortaleza, es decir, se refuerzan.

El rol del médico, como consultor confiable para la familia, crea una situación peculiar en la cual los problemas que a menudo pasan desapercibidos y no son atendidos pueden ser reconocidos y atendidos desde su inicio. La pediatría y la adolescencia por su propia naturaleza es una especialidad médica orientada a la familia. Los pediatras acumulan importantes conocimientos sobre los aspectos positivos y su vulnerabilidad. La preocupación social por los problemas producidos por el excesivo consumo de sustancias químicas, exige la aplicación de modelos conceptuales, que permitan orientar el desarrollo de programas de prevención de ondas epidémicas de diversas fármaco-dependencias.

Drogadicción, farmacodependencia, toxicomanía como hecho social afecta al universo constituyendo una epidemia. Es necesario conocer la interacción del modelo ecológico del huésped agente y del medio ambiente para cortar la cadena epidemiológica y ser útil a la sociedad, adecuada a la realidad social o nacional. Para las tareas preventivas, asistenciales y de inserción social se requiere la actuación de un equipo inter y multidisciplinario capacitado en el manejo de técnicas preventivas, educativas con actitud y aptitudes para detectar el problema desde su inicio, con capacidad para trabajar con la comunidad.

2018-05-08T14:22:01+00:00